21 ago. 2009

Un día en 10 Imágenes

Ayer cogí mi vieja cámara, y decidí hacer 10 fotografías que reflejaran un día de Agosto.

A las 8:43 fui despertado por el perro de mi vecina. Mi puntual despertador perruno me avisa a que hora tengo que ir a la biblioteca y después del primer ladrido, me aseo y desayuno para dirigirme hacia ella.

A las 9:12 salgo por la puerta de mi casa y me encuentro que la Teo (La Excelentisima Alcaldesa de la ciudad) me ha engalanado el barrio poniendo unos tenderetes estilo árabe para celebrar aquí el mercado Andalusí.

A las 9:31 estoy sentado en la biblioteca dispuesto para… ver mi blog. Realizo una visita matutina y una vez revisadas las últimas novedades me pongo a estudiar un poco, para con mis conocimientos adquiridos, poder levantar el país.

A las 12:40 mi vejiga no puede mas y decido ir al cuarto de baño a vaciarla. Recuerde un anuncio que colgó un amigo mío, (M.C.) y veo que dos personas han decidido llamar por teléfono a Raulete para contratar sus servicios (El cual esta en Alaska y se puede quedar muy loco cuando reciba la llamada).

A las 13:58 estoy de vuelta a mi casa, pasando por la Catedral de Cádiz entre muchos turistas preguntones y donde unos indios están animándome el paseo de regreso con la música sudamericana de fondo.

A las 14:39 estoy comiendo con unos amigos de la facultad en un argentino, "Mesón de las Américas", unas buenas tapas a un precio económico.

A las 15:32 estábamos sentados en la heladería de los italianos de la Calle Ancha, donde se toman los mejores helados (a mi gusto personal) de la provincia.

A las 19:00 fui al cine de gratis con los niños de los Scout (Mis queridos enanos), para ver la película Up, de Disney.

A las 22:15 empezamos un partido de futbol playero, en el Tracaplaya, con un nefasto resultado para mi equipo.

A las 00:34 estaba de vuelta a mi casa subido en la bicicleta de M.C. y pudimos comprobar que había unas velas en memoria del Drago (Un árbol milenario) fallecido hace poco y que esta situado delante de las Puerta de Tierra. Descanse en paz.

18 ago. 2009

El metro francés


Cuando se viaja a un país extranjero, no sé por qué motivo, quizás debido a la gran exaltación que nos da el consumir tal aventura, comenzamos a hacer cosas totalmente absurdas, que cualquier profesional diagnosticaría como una enfermedad, siempre y cuando esas actitudes que a continuación relato, las realizásemos en nuestras respectivas ciudades. En primer lugar, nos tildarían de verdaderos “locos”.
Como todo en esta vida está formado por diferentes puntos de vista, te da igual que te puedan internar en algún centro de rehabilitación por alguna de esas cosas. Por ello y teniendo como única escusa que estamos fuera de nuestro país de origen, comenzamos a hacer cosas extrañas, como por ejemplo: Hacerse una foto en la maravillosa ciudad de Albuquerque, delante de un bar que por casualidad te has encontrado y se llama “Casa Pepe”, por supuesto siempre poniendo nuestra mejor cara al encontrarnos con ese símbolo patrio nacional, para luego subirla al Facebook ó a cualquiera de la redes sociales que todos ya de sobra conocemos.
A pesar de ello, es algo que nunca entenderé.
Otra de las cosas, es exagerar nuestro modo de hablar, las expresiones más arraigadas y diferentes florituras en forma de movimientos nacen de nosotros como si de una obra de teatro se tratase, sin olvidar en mi caso un acento de lo más andaluz que llevo hasta limites insospechados. A pesar de ello, es algo que nunca entenderé.
Cuando visitamos otro país, también solemos hablar de cualquier tema, en un tono más alto del habitual, mientras paseamos entre los individuos autóctonos de la zona, puedes explicarle a tu acompañante que te pica el huevo izquierdo, que nadie te va a entender, es mas puedes gritar que el picor de tu huevo izquierdo es tremendamente intenso, que seguirán sin hacerte ni puñetero caso. A pesar de ello, el algo que nunca entenderé.
Pero, ¡ay amigo!, cuando empezamos a confiarnos, y a decir una gran “sarta” de estupideces, y de repente, te encuentras con alguien que habla tu mismo idioma en ese recóndito lugar del globo terráqueo, pueden ocurrir dos cosas, una que te mueras de vergüenza porque un paisano ha descubierto que te pica un huevo, u opción numero dos, te haces una foto con el paisano para luego subirla al Facebook.
Y eso precisamente ocurrió en un viaje que realice a Paris hace un par de años, con un grupo de amigos. Juntos cogimos un metro para llegar a la torre effeail, y durante el trayecto nos sumergimos en un intento de conquista de una supuesta francesita con la que compartíamos vagón, y echamos mano de nuestras mejores armas de destrucción masiva con la finalidad de llegar a su conquista. Empezamos a gritar a nuestro amigo que le tocara un muslo, para así despertar en ella su instinto depredador francés, e intentar con éste movimiento estratégico llevársela al huerto. La víctima en cuestión estaba con sus cascos puestos, inmersa en su música, quien sabe si escuchando a Carla Bruni, cuando muy lentamente empezó a quitarse esos cascos, mientras seguíamos insistiendo al colega para que la palpara, y así iniciar la conversación. Ella interrumpió nuestra conversación y se dirigió hacia nosotros diciendo: ¿Qué me toque el que?
Y realizamos el punto numero uno, morirnos de vergüenza en ese instante, pero como el trayecto fue muy largo, empezamos a sacarle información sobre la ciudad en la que estábamos, para finalmente hacernos la foto con ella y subirla al Facebook, y así concluir con la segunda de las opciones…

13 ago. 2009

TESTimonio


Seguro que alguno de los que me estáis leyendo habéis realizado un test de orientación psicopedagógica alguna vez en vuestra vida y si no es así, pues os explico en que consiste. Se trata de una serie de test que realizas en el colegio, que principalmente nos sirven para escaquearnos de las clases que coinciden con la realización de dicho test y así prolongar el tiempo de recreo. Y bueno…, secundariamente son encuestas que te ayudan a aclarar tus preferencias a la hora de escoger una posible carrera ó de evaluar tu inteligencia general, nivel cultural…
Una vez explicado en que consiste esto de los test de orientación Psicopedagógica, os pongo en el contexto social, y como el pequeño J.L. se cargo las ilusiones profesionales de unos cuantos ilusos compañeros de clase.
En ESO no se como ni porque, fui elegido encargado de la llave, y todo gran poder conlleva una gran responsabilidad. Por supuesto, allí estaba yo, siempre el primero para abrirle a mi clase la puerta prontito. Un día caluroso de primavera, vinieron los oportunos psicólogos del centro donde estudiaba a realizar estos test; el jolgorio que rápidamente se desató era máximo, pues teníamos clase con un pedazo de sieso dos horas seguidas e íbamos a escaquearnos de sus tan “interesantes” enseñanzas.
La cosa es bien sencilla, una serie de preguntas a contestar en una hora, sobre diferentes temas de culturilla general y preferencias personales. Bien es sabida mi gran afición de poner al límite personal a la gente. Perfectamente, Tú puedes tener una vida tranquila, que de repente, aparece el pequeño J.L. y tienes que tomar una serie de decisiones que nunca antes te hubieras imaginado tener que plantearte.
Pues ese día de primavera, me encargue de poner al límite a unos cuantos compañeros. En el descanso de uno de estos test, hice uso de mi “llave maestra”, y abrí las puertas de la clase, me pillé un Boli Bic, y rellené aleatoriamente los test de unos cuantos, a mi libre albedrío, sin ningún tipo de orden lógico, y sin hacer uso en ningún momento de la razón… Cuando terminé, cerré la puerta, me fui a echar un pis, y a la vuelta abrí la puerta a la cola de gente que ya me esperaba para entrar, y proseguir con la realización del sondeo.
Al mes de este suceso, nos entregaron los resultados de las pruebas. Mi sorpresa no se centró en los resultados personales que había obtenido, que va. Mi fascinación comenzó cuando observe que varios de mis compañeros comenzaron a llorar desconsoladamente, pues sus calificaciones profesionales les indicaban que tenían que ser futuros peladores de gambas en restaurantes de lujo, o sacadoras de cera de oídos en un centro de estética.
Fue entonces, cuando me dirigí a las almas entristecidas con un mensaje tranquilizador, y al mas puro estilo Obama les trasmití mis ideales, pues lo que tienes que hacer es creer en ti mismo, en tus posibilidades. Y las metas que te propongas, las alcanzaras si pones tu empeño y esfuerzo en ello, un test no puede dirigir tu vida, una opinión ajena no puede hundirte en la miseria. La confianza y seguridad en cada una de tus acciones, marcaran tu destino.

8 ago. 2009

Un pensamiento alegre: Y Volaras


Desde que se conocieron se complementaron, ella le consoló porque el joven había perdido a su sombra, él le enseño a volar, y entre los dos aprendieron el significado de un beso. Peter siempre le venia con fantásticas historias que hacían que Wendy riera y se olvidara de sus problemas. La llevo al País de Nunca Jamás donde experimento miles de aventuras juntos. Pero ella quería hacerse mayor, y al volver a casa, le pidió a Peter que se quedará con ella para siempre y así pudieran envejecer juntos. Pero el bueno de Peter rechazo la idea, no quería que le creciera barba, no quería tener que trabajar en una oficina, Peter quería vivir sus aventuras siendo niño para siempre.
Le hizo la promesa a Wendy, que cada comienzo de primavera le visitaría a su ventana, y le contaría todas sus historias. Pero a medida que pasaban los años, Wendy envejecía y cuanto mas mayor se hacia, las historias que le contaba seguían sorprendiéndole pero la pena que sentía por Peter y la gran soledad que reflejaba en los ojos el pequeño, había aumentado con cada primavera que la visitaba por la ventana…


1 ago. 2009

Mascotas


A lo largo de la vida del pequeño J.L. han ido pasando una serie de mascotas, con las que ha ido descubriendo el significado de la vida y la muerte.
Una de sus primeros compañeros, un pez naranja, fue alimentado más de la cuenta por nuestro protagonista, derramando todo el bote de comida en la pecera. Fue cuando sus padres le contaron, que los peces tienen memoria a corto plazo (de tres segundos) y que por eso, no se acordaba que ya había comido y acabo reventándose el estomago. Luego pasó un pollo que su abuela le compró en “el piojito” de Cádiz, dicho pollo acabo siendo participe de un arroz en una comida familiar. E incluso tuvo una tortuga que fue liberada y al cabo del tiempo vio su cadáver devorado por un gato en la acera de su calle. Esta fue su experiencia con los animales, hasta que apareció Kike, su perro.

Mi primer contacto con un perro fue en el antiguo video-club de mi calle, donde al chucho del dueño le daban 25 pesetas (La monedita con un circulito) y aparecía con un paquete de gusanitos después de cruzar la acera para ir a la tienda de las chucherías. Entonces me quede prendado de estos animales.
Mis padres se negaban en rotundo en la adquisición de algún perro (con el tiempo he comprendido la razón de esa negación) y paseando por el Centro de Cádiz, el pequeño J.L. vio un cartelito donde anunciaban que regalaban a unos cachorritos. Apunte el número, y de forma misteriosa, el papel desapareció. Pero claro, mis padres no contaban con que poseo una mente superior, y con siete años memorice aquel número, llame por teléfono a la mujer que los regalaba, concerté una cita y en un abrir y cerrar de ojos, ya teníamos perro en mi casa.

La elección del nombre fue complicada, por las disputas internas entre mis hermanos y yo, hasta que mi hermano mediano, abrió aleatoriamente una pagina de una guía marca que andaba por el coche y vio en el, al jugador del Real Madrid, Quique Sánchez Flores. Ceremonia de bautizo y así fue nombrado: Kike.

A lo largo de estos 14 años, ha aprendido a hacer una “gran cantidad de trucos”: Es capaz de cazar moscas cuando se le ordena, arrinconándolas contra el cristal y trayéndote a su presa cual tesoro; espera órdenes para poder devorar las galletitas que más le gustan, realizando complicados circuitos; ladra a quien quiero y cuando quiero. Es como una prolongación de mis maldades, el complemento perfecto y soñado.
Pero poco a poco, se esta convirtiendo en un vago (Como su dueño), y pasa mas tiempo en el sofá que levantao (Como su dueño), moviéndose nada mas que cuando lo llaman para comer o le van a dar un paseo (Como su dueño) y protestando cada vez que no obtiene lo que quiere (Como su dueño). Un viejo gruñón, que deja atrás aquel cachorro que se escapaba siempre que podía para echar una cañita al aire por mi pueblo (a saber cuantos hijos ilegítimos tiene, con su funeral va a pasar como con Michael Jackson, van a aparecer un montón de perras que quieren parte de la herencia del pobre Kike para poder pagarle a sus hijos la universidad canina)

Así que mientras sigue con vida, voy a intentar disfrutar lo que pueda de él, y puedo afirmar que efectivamente, "mi perro, es el mejor amigo del hombre".

Tengo la gripe A



Mi primer encargo como medico de un campamento se ha saldado con todos los niños en su casa en cuarentena por un par de casos de gripe A (H1N1). Y es que ante tales síntomas no se nos ocurrió otra cosa al gabinete medico allí reunido que ponerle pañitos de la cocina con agua fresquita mientras los sentaban en una silla de playa en un sitio perdido del mundo (Una vez llevado al centro de Salud y bajo recomendación de la doctora de dicho centro). La Ministra se ha metido de por medio y no podemos hacer filtraciones de lo ocurrido a la prensa, pero se ha actuado con mucha rapidez devolviendo a los 80 niños a sus casas recomendando una cuarentena de 48 horas. (Finalmente se confirmó de que son dos casos positivos y tenemos que aumentar la cuarentena ha siete dias).
Y aquí estoy con tos, después de haber tenido fiebre, vómitos, malestar general y cefalea entre otros síntomas, comunicando esta noticia, acortando mis vacaciones y sabiendo que si realmente son un par de casos de gripe A, voy a tener que pasarme una semanita muriéndome de calor encerrado en mi casa con una esterilización continuada y mi hermano pasándome tranchetes de queso por debajo de la puerta porque a saber quien es el que se acerca a mi cuarto para alimentarme.

http://www.diariodecadiz.es/article/cadiz/480637/dos/scouts/san/felipe/neri/con/sintomas/gripe.html