1 ago. 2009

Mascotas


A lo largo de la vida del pequeño J.L. han ido pasando una serie de mascotas, con las que ha ido descubriendo el significado de la vida y la muerte.
Una de sus primeros compañeros, un pez naranja, fue alimentado más de la cuenta por nuestro protagonista, derramando todo el bote de comida en la pecera. Fue cuando sus padres le contaron, que los peces tienen memoria a corto plazo (de tres segundos) y que por eso, no se acordaba que ya había comido y acabo reventándose el estomago. Luego pasó un pollo que su abuela le compró en “el piojito” de Cádiz, dicho pollo acabo siendo participe de un arroz en una comida familiar. E incluso tuvo una tortuga que fue liberada y al cabo del tiempo vio su cadáver devorado por un gato en la acera de su calle. Esta fue su experiencia con los animales, hasta que apareció Kike, su perro.

Mi primer contacto con un perro fue en el antiguo video-club de mi calle, donde al chucho del dueño le daban 25 pesetas (La monedita con un circulito) y aparecía con un paquete de gusanitos después de cruzar la acera para ir a la tienda de las chucherías. Entonces me quede prendado de estos animales.
Mis padres se negaban en rotundo en la adquisición de algún perro (con el tiempo he comprendido la razón de esa negación) y paseando por el Centro de Cádiz, el pequeño J.L. vio un cartelito donde anunciaban que regalaban a unos cachorritos. Apunte el número, y de forma misteriosa, el papel desapareció. Pero claro, mis padres no contaban con que poseo una mente superior, y con siete años memorice aquel número, llame por teléfono a la mujer que los regalaba, concerté una cita y en un abrir y cerrar de ojos, ya teníamos perro en mi casa.

La elección del nombre fue complicada, por las disputas internas entre mis hermanos y yo, hasta que mi hermano mediano, abrió aleatoriamente una pagina de una guía marca que andaba por el coche y vio en el, al jugador del Real Madrid, Quique Sánchez Flores. Ceremonia de bautizo y así fue nombrado: Kike.

A lo largo de estos 14 años, ha aprendido a hacer una “gran cantidad de trucos”: Es capaz de cazar moscas cuando se le ordena, arrinconándolas contra el cristal y trayéndote a su presa cual tesoro; espera órdenes para poder devorar las galletitas que más le gustan, realizando complicados circuitos; ladra a quien quiero y cuando quiero. Es como una prolongación de mis maldades, el complemento perfecto y soñado.
Pero poco a poco, se esta convirtiendo en un vago (Como su dueño), y pasa mas tiempo en el sofá que levantao (Como su dueño), moviéndose nada mas que cuando lo llaman para comer o le van a dar un paseo (Como su dueño) y protestando cada vez que no obtiene lo que quiere (Como su dueño). Un viejo gruñón, que deja atrás aquel cachorro que se escapaba siempre que podía para echar una cañita al aire por mi pueblo (a saber cuantos hijos ilegítimos tiene, con su funeral va a pasar como con Michael Jackson, van a aparecer un montón de perras que quieren parte de la herencia del pobre Kike para poder pagarle a sus hijos la universidad canina)

Así que mientras sigue con vida, voy a intentar disfrutar lo que pueda de él, y puedo afirmar que efectivamente, "mi perro, es el mejor amigo del hombre".

16 comentarios:

  1. Ja,ja, yo también tuve una perram, se llamaba Lassie como la de la tele, pero no se le parecía en nada. Nunca salía a la calle,le daba miedo, así que muchas veces la empujabamos y la dejabámos afuera en la puerta, hasta que lloraba la pobrecita. Murió de vieja y virgen, pues como no salía nunca pudo ligar, jaja.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Jajaja. "Como su dueño", para que después digan que los perros no se parecen a sus amos.
    Bienvenido, de las calores al calor.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por el comentario Capitan!!! Ya he vuelto con partida doble, encerrado por la gripe A, y con batallitas de mi perro!!!!

    ResponderEliminar
  4. Lassie, yo tambien creia que mi perro era virgen, lo mejor que podrias haber hecho es darle un peluche que le haga compañia sesual. Descanse en paz. Un saludo y gracias por el comentario!

    ResponderEliminar
  5. eRes increibLe...!!jajajaja!!!

    ResponderEliminar
  6. jajajaja ta gustao??? mi perro Kike!! El tio, un artista en potencia

    ResponderEliminar
  7. Si es que dicen que las mascotas siempre se terminan pareciendo a sus dueños... Yo con los perros que hemos tenido en casa, nunca tuve suerte... Nunca salieron obedientes... El que tenemos ahora en cuanto lo dejas un poco suelto se escapa en cuanto puede por la urbanización a perseguir otros perros y tenemos que ir toda la familia corriendo tras él para que no la líe... Y el muy capuyo no obedece¡¡¡¡¡ Mi pobre madre está harta :p

    dirty saludos¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  8. Mi perro era igual, cuando era joven se iba corriendo por ahi para repartir amor. Al final acaban todos amantes del sofa.
    Un saludo Dirty! Gracias por el comentario y suerte en la educacion de tu perro, por lo menos haceis ejercicio en casa, correteando detras del perro!

    ResponderEliminar
  9. Ya dicen que los perros se parecen a sus dueños, tanto en físico como en hábitos.
    Yo también tuve una perra y la jodía aguantó 20 años. Los 19 primeros como una marquesa. Que le quiten lo bailao.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  10. 20 años!!! Pues entonces el mio todavia tiene esperanzas!!!! Gracias por ese comentario, un par de añitos mas de sofa con mi perro!

    ResponderEliminar
  11. De nada, hombre. A ver si actualizas y nos reímos un rato. Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Lo bueno se hace esperar Capitan! Un saludo

    ResponderEliminar
  13. Pequeño J.L como sigues de la gripe, ya se te acerca la gente o sigues apartado del mundo mundial?

    que mejores

    ResponderEliminar
  14. Pequeño J.L.... he de decirte que esta historia me ha conmocionado de tal manera que he potado en el fregadero de la emoción... Me identifico totalmente con ese niño, sin embargo yo no tengo perro, pero tengo un gato como un trinquete que ha crecido conmigo a la vez que yo maduraba y ha sido gran participe de mi vida... hemos pasado grandes momentos juntos y se que cuando falte una parte de mi morira con el, quizás gran parte de mi niñez, pero tendre que aprender a vivir con ello, y ahora que me doy cuenta de que se esta haciendo viejo se que tengo q disfrutar de lo que me keda con él. Así que espero que tanto Kike como Lucky nos duren muchos años aún. un abrazo. JBR

    ResponderEliminar
  15. Te he reconocido JBR sin que tengas que firmarme con tus iniciales. Que tio mas grande. Dentro de poco sacare nuestra historia fregaderistica a relucir!!!

    ResponderEliminar
  16. Informo que he pasado la Gripe A y la he propagado por la maravillosa ciudad de Londres. (Que se jodan los britanicos)

    ResponderEliminar