28 sept. 2009

Sueño de una noche de verano


Día caluroso de verano, menos mal que la familia se refugiaba de este asfixiante calor en una piscina propiedad de una pareja amiga, los sudores que me recorren el cuerpo son combatidos con una cerveza fresquita recién cogida de la nevera, mientras me dirijo hacia mi hamaca, sonrío al ver a mi hijo corretear por el borde de la piscina, solo tiene tres años pero posee una tremenda vitalidad.

Me dispongo a echarme una siesta en la sombra, no sin antes comentar con mi amigo los titulares de la prensa, ultimo sorbo a la cerveza, y vuelvo a visualizar a mi hijo. Pero algo pasaba, pues no lo vi donde lo había visto anteriormente y rápidamente un terror escalofriante recorrió mi cuerpo, este terror hizo que me levantara, y pude ver una mano que poco a poco se hundía en el fondo de la piscina, intentando pedir auxilio en unos últimos coletazos.
Salí corriendo, pantalón y camiseta, reloj y gafas, con todo el equipo puesto, inspire una bocanada de aire y me lance a la piscina, ante las miradas de asombro de los allí reunidos, y mientras buceaba, allí lo vi luchando por intentar salir a la superficie pero sin saber como hacerlo y poco a poco sumergiéndose, perdiendo el poco oxigeno que le queda en los pulmones.

Lo agarre, y nade hacia arriba, y con el niño entre los brazos, y ya en la superficie abrí los ojos mientras cogía aire y otra vez ese asfixiante calor me recorría el cuerpo, pero esta vez, el escenario era bien distinto, en una cama, mi mujer me intentaba tranquilizar, pues todo había sido una pesadilla, la cual, se repetía cada noche, desde el momento que paso ese terrible suceso.

21 sept. 2009

Marujeo


No hace falta ser una señora de 60 años con vestido estampado de flores y tener que ir corriendo a tu marido Paco contándole lo último que le ha pasado a la vecina del quinto en el mercado para ser considerado una maruja. Todo el mundo en su interior tiene un cotilla, él cual esta intentando salir a la superficie y aunque posiblemente esté muy mal visto, hay que saber reconocer que somos amantes del cotilleo, el critiqueo, los chismes…

Y el pequeño J.L. es un gran amante ferviente de los cotilleos, devoción que le viene de pequeño, pues cuando era más joven, llego a sus manos sin saber como ni porque un Edding negro, con el cual rotuló toda la pared de su colegio, recién pintada de blanco casto y puro (Lo que costó una millonada, según me hicieron saber más tarde, una millonada multiplicada por dos, pues tuvieron que volver a tapar el graffiti que hice)
En esa pared se incluyeron todos los cotilleos habidos y por haber que pasaron en su clase durante un curso entero, incluidos algunos suyos.
Como castigo, tuvo que enseñárselos a sus progenitores, los cuales vieron su obra maestra ocupando toda la pared del colegio. Debo decir que quedaron alucinados ante tal capacidad narrativa a la hora de contar intimidades, siendo un adelantado de mi tiempo, pues le daba más emoción que los de, “Aquí hay tomate”. Todavía resuenan en mi cabeza las collejas de mi madre mientras veía esas pintadas:
-¿Con que pintando en las paredes? ---Colleja + Lágrima
-¿Con que fue todo idea tuya? ----Colleja + Gimoteo intentando dar pena
-¿Con que mirándole las bragas a las niñas de tu clase? ---Colleja + Risita (Pues estaba empezando a ser inmune a las collejas que me iba proporcionando)

No esperéis que a través de este post os cuente algunos cotilleos, que los conozco y muchos, ya que mi identidad está empezando a ser conocida y no tengo ganas de represalias sociales, pues ya he aprendido la lección, y no escribiré más en ninguna pared o papel las intimidades de nadie.
Ahora, una vez escarmentado; cuando vuelva a repetir ésta hazaña, por supuesto que no firmare esos cotilleos personales de alguno de vosotros, lo dejare escrito de forma anónima en algún lugar visible del globo terráqueo para que pueda ser comentado por todo el mundo sin que el autor pueda llevarse represalia alguna…

14 sept. 2009

El SuperEllo como Filosofía de vida


La personalidad humana esta en continuo aprendizaje y cambio. Todos esos cambios llegan a través de la experiencia personal. Freud intentó explicar el funcionamiento de la mente humana, dividiendo a la personalidad basándose en los impulsos inconcientes, llegando a la conclusión de que poseemos un Yo (Siendo el Balance, es una estructura intermedia que trata de satisfacer al ello sin “irritar” al Superyo, se constituye en la base de la personalidad), el Superyo (Siendo el alto código moral, la referencia de comportamiento, en definitiva el ideal de comportamiento.) Y el Ello (Que surge a fin de cumplir de manera realista los deseos y demandas del ello de acuerdo con el mundo exterior.) Para entendernos un ejemplo: En un paso de cebra, el Superyo te dicta que tienes que ayudar a cruzar a la señora mayor que tienes a tu derecha y el Ello te dicta que tienes que pedirle el número de teléfono a la tía buenorra que tienes a tu izquierda.

Si llego a afirmar, que soy la personificación del mal, es por el simple hecho de que a lo largo de mi vida han ido pasándome unos sucesos que han hecho que mi personalidad sea la de un adorable mentiroso compulsivo, con un afán por llevar al limite personal del prójimo mas cercano y con una capacidad innata de librarse de los problemas echando las responsabilidades en sujetos que brillan por la ausencia de su carisma.

Para llegar a esta organización interior que tiene el pequeño J.L, ha sufrido una serie de “putadas” por parte de la gente que le rodea.
¿Cómo puede ser un niño bueno, si en plena noche es secuestrado mientras duerme, por unas quince o veinte personas de entrada edad y una vez atado en un banco, es rociado por el contenido de una hoya, la cual poseía unos 50 litros de sopa con fideos del día anterior? El sistema psicofisico que determina su conducta le hace que sea un niño vengativo, que este siempre al acecho y que no sea capaz de ver los sentimientos de bondad y humanidad en los seres humanos.
¿Cómo puede ser un niño bueno, si es alzado al estrellato social por mandar al hospital de una pedrada a un gordo que aterrorizaba pegando a los inocentes niños de su barrio? El pensamiento intrínseco de este niño hace que para llegar a la aceptación social haga cualquier cosa, una vez pruebas la fama no hay nada que te detenga.
¿Cómo puede ser un niño bueno, si es criado en una familia de personajes gaditanos, entre los que destacan un abuelo que manipulo un ataque por palomas asesinas rociando a la criatura con una bolsa de maíz? Desde pequeño esta acostumbrado a que le hagan estas cosas, y lo ve como algo normal, lo tiene aceptado socialmente en su circulo mas cercano, algo que podemos definir como el “escarde”.

A raíz de todo esto, me permito el lujo de introducir el término de SuperEllo. Una necesidad, bueno mejor dicho, una obligación moral, de molestar e incordiar con buen humor a los que te rodean, explotar el “ello” de Freud a limites insospechados. Usando el ejemplo de arriba, el SuperEllo seria el que te incita a empujar a la señora mayor a la carretera cuando pase un camión y ver como reaccionan la vieja, el conductor, la tía buenorra y todos los allí presentes. Cada uno tiene una personalidad distinta. Y tú, ¿Qué prefieres explotar? ¿El Superyo o el Ello?

Publicado en: http://www.herederos1812.com/inicio2.php?idNot=29

8 sept. 2009

El Perfume



En mi barrio, rodeado de mis amigos de la infancia, uno de los entretenimientos que tuvimos para pasar el día, fue fabricar nuestros propios perfumes y posteriormente comerciar con ellos para ganarnos un dinerito extra. En primer lugar, cogíamos las flores de los respectivos jardines de los vecinos más plastas, después de haberlas seleccionando a la perfección, las triturábamos, y con el jugo que obteníamos llenábamos unos tarritos pequeñitos que anteriormente contenían mermelada, para la subsiguiente venta libre de impuesto.

Aquél día me levanté de la siesta, dispuesto a enfrentarme al que yo creía que sería el negocio de mi vida. Sin embargo me sorprendió que dicho establecimiento ya se encontraba en pleno auge, muchos botecitos de perfume permanecían sobre los improvisados puestos que mis colegas habían montado en las calles de mi barrio. Y, lo peor de todo, es que no me dejaban participar pues el negocio se repartía entre unos cuantos. Tenia que actuar, me fui al jardín de mi padre, en él unas rosas preciosas que con la llegada de la primavera habían florecido. En un par de minutos me las cargué todas pues mí único objetivo era la búsqueda de la aceptación social, todo vale para tener amigos.
Me dispuse a machacar las rosas con el rodillo de amasar pan de mi abuela, y no pude reunir ni el escupitajo de una llama, pues el jugo obtenido fue muy escaso. Igualmente, el aroma era peor que el sobaco de Falete después de un concierto. Así que tuve la gran idea de ir al cuarto de baño, abrir el cajón de mi madre y cogerle la colonia de los domingos y ocasiones especiales BBC (Bodas, bautizos y comuniones). Como dándole al botoncito salía muy poca cantidad, baje al garaje a por un martillo para cargarme la parte de arriba y así sacar el liquido oloroso de una forma más práctica. Una vez vaciado todo en mis botecitos, etiquetados respectivamente con el nombre de la fragancia, los metí en mi mochila y fui a buscar una mesa para instalarme en mi particular tenderete un poco alejado de los demás, dispuesto a vender esas “delicateses”.

Cual fue mi sorpresa; que el puesto de los demás había sido desmantelado por las fuerzas de seguridad y orden pueblerina, es decir, por cada una de las madres de los respectivos niños allí reunidos, pues todos, habíamos tenido la genial idea de cogerle a sus señoras madres su colonia de los festivos y traficar con ella. A continuación, broncazo generalizado para todos los allí presentes y manta de collejas. Como yo aun no había participado, pues aun llevaba mis botes en la mochila, me libré de una que hubiese sido buena y me di cuenta, que en el mundo empresarial y de los negocios no tenía mucho futuro como patentador de ideas, pues todos se me adelantaron ante una buena, aunque posteriormente resultó ser una fraudulenta idea.

PD: A los tres días, y tras el revuelo que se formo en el barrio por semejante poda de la flora autóctona y rotura de colonias carísimas de las progenitoras de los crueles enanos, mi madre se dio cuenta de que su colonia había sido destruida y permanecí una gran temporada en la prisión de mi cuarto.

Citas Celebres (II)

“Yo mee en la taza del WC y desenrosque la bombilla, para que en una absoluta oscuridad te sentaras en mis orines. Ese, es el sabor de la venganza”

J.L.


Citas Celebres (I)

Sobre la venganza

1 sept. 2009

Acojonamiento



El pequeño J.L. tiene una grandísima colección de gente a las que ha acojonado viva con un juego que se explicara a continuación, pero sin duda, la mas llamativa fue la sufrida por M.C. durante un cumpleaños, el cual no hizo caso de la recomendación previa, la cual rezaba: “En lo mas simple esta la respuesta” y se dejo llevar por los otros comentarios vertidos esa noche: “Este programa de sicofonía esta prohibido en países como Alemania y Francia pues varios jóvenes se han suicidado al no poder aguantar la presión” todo eso rodeado de un clímax de velas y luces apagadas, en un sótano lúgubre de una casa con una enorme librería, con el sonido de las tuberías interrumpiendo las conversaciones y una victima inocente a la cual los allí reunidos tenían la misión de acojonar.

Sinceramente, no me quiero mofar de este amigo mío, pues aquí todos hemos realizado maniobras estúpidas cuando pasamos miedo, y he aquí un ejemplo claro: Cuando estás en la camita acostado, a medio desvelar, con la ventana de tu cuarto entreabierta, es en ese momento cuando escuchas un ruido y tu mente rápidamente lo relaciona con la presencia de un asesino violador de jóvenes, lo mas inteligente que haces es taparte hasta arriba con la sabanita, pues como todo el mundo sabe las sabana tienen incorporado un spray antivioladores que salvaran tu vida.
Todo esto es producto de la industria cinematográfica, y las costumbres populares, pues cuando llegas a casa de un viaje, aun sabiendo que la casa esta vacía, escuchas un ruido cuando entras por la puerta y preguntas con voz clara y firme: ¿Hay alguien hay? … El mismo asesino violador de antes, que estaba escondido en el cuarto de baño echándose vaselina en la churra para sorprenderte en silencio, pero como tú has preguntado y el tío estudio en un colegio de curas y es tremendamente educado, te contestara: “Efectivamente, aquí estoy, que violarte a sangre fría y sin compasión si que puedo pero el mentir descabelladamente no es lo mío”

El miedo colapsa a las personas, te entran unos sudores fríos que recorren tu cuerpo e incluso puedes morir por paro cardiaco. Pero dentro de la mente del pequeño J.L. ese día no se encontraba la muerte, si no el cachondeo puro y duro.
Y así iniciamos el juego, llamado “Pedro Responde”, este programa te hace rezar una oración con las manos unidas para entrar en ambiente (Recordar, velas encendidas en un sótano oscuro, y demás pamplinas…) y te da la bienvenida al Sistema interactivo de Almas en Pena. Un juego sencillísimo si sabe utilizar. Al pobre de M.C. le fuimos poco a poco metiendo un intenso sentimiento desagradable, libros que se caían de la librería (Con hilos invisibles a la oscuridad del cuarto), grifos que supuestamente estaban estropeados que funcionaban solos, llamadas de teléfonos con numero oculto realizadas por mi hermano desde el piso de arriba, muñecos satánicos debajo del asiento de M.C., datos íntimos sobre su vida personal y la de todos los allí reunidos. Para la victima, todo eso lo realizaba Pedro, el cual se manifestaba y sabía todos sus cotilleos. Para los demás, era la broma perfecta.

Nuestro sufrido amigo, acabo rezando un padre nuestro en calzoncillos en mitad de la calle, pues si no realizaba esto, Pedro acabaría mostrando toda su furia y el final sería terriblemente mas oscuro… y cuando ya no podía mas (M.C. en calzoncillos entrando en un cuartito oscuro completamente solo), el pequeño J.L. apareció en ese cuarto oscuro al grito de: ¡¡¡QUE ES BROMA!!!
No se como no me metió una ostia, creo que conforme entendió que nada de lo ocurrido era real y al empezar a comprender la situación dejó de temer por Pedro y empezó a preocuparse por su ropa interior. Así que mientras se desarrollaba ese conflicto interior no tenia tiempo de meterme la ostia y pude reunirme con todos reírnos y comentar lo ocurrido.

Lo desconocido inspira temor, te animo a que uses el juego con algún inocente y experimentes esa sensación de hacer el mal. http://pedro-responde.softonic.com /